APORTACIONES ESPAÑOLAS AL VEHÍCULO SUBMARINO


No se puede decir que el submarino sea un medio de locomoción propiamente español, pero sí es cierto que las innovaciones realizadas por tres científicos españoles han sido determinantes para la construcción final de este vehículo marino. Estos fueron Narcís Monturiol con su Ictíneo, Cosme García Sáez con su Garcibuzo, e Isaac Peral con su Peral.


SUBMARINO ESPAÑOL S-74 TRAMONTANA

Los primeros prototipos de vehículos submarinos fueron construidos en la Edad Moderna: el primero fue ingeniado por unos científicos griegos de la Corte de Felipe II, en 1562; el segundo por el navarro Jerónimo de Ayanz y Beaumont, en 1600. Los siguientes avances en este tipo de transporte marítimo correspondieron al norteamericano David Bushnell con su Turtle, en 1775, casi un siglo después, al español Narcís Monturiol con el Ictíneo I y el Ictíneo II, en 1862, y unos empleos poco útiles en la Guerra de Secesión norteamericana.

Pero antes de Monturiol ya hubo un pionero, el riojano Cosme García Sáez, natural de Logroño donde nació en 1808. Se había dedicado, entre otras profesiones, a innovar armas de fuego, teniendo éxito sus patentes en fusiles y escopetas.

En 1859, presentó un aparato-buzo para la navegación submarina, con un diseño moderno y capacidad para dos personas que denominó Garcibuzo. Aquel sumergible tenía las novedades de estar construido en hierro y disponer de unos timones de profundidad a proa que permitían su estabilidad en inmersión.

Un año después, García Sáez efectuó maniobras con su sumergible, en el puerto de Alicante, ante autoridades española y extranjeras. Durante 45 minutos pudo tripular su Garcibuzo de modo efectivo, quedando su hijo como acompañante. Pese a la exitosa demostración y la admiración de la comisión científica, las autoridades políticas desaprobaron su financiación. 

En 1861, García Sáez ofreció su sumergible al gobierno francés, pero obtuvo el mismo resultado que en España. Su invento era demasiado avanzado para la época y cayó en el olvido, siendo hundido en el puerto alicantino por su mismo creador.


COSME GARCÍA SÁEZ
PLANOS DEL SUBMARINO GARCIBUZO


Paralelamente al proyecto de García Sáez, un gerundense llamado Narcís Monturiol i Estarriol fabricaba sus propios vehículos submarinos. Se trataba de un curioso personaje, socialista utópico, licenciado en derecho, impresor y editor, directo de la Fábrica de Moneda y Timbre, y diputado en las Cortes.

Su gran aportación al mundo de los transportes marítimos fue su Ictíneo, un sumergible ingeniado para recolectar coral en las costas de Cadaqués. Fue botado en el puerto de Barcelona el 28 de junio de 1859, presentando mayores innovaciones que su homólogo Garcibuzo.

El Ictíneo I fue el primer submarino tripulado con motor de combustión interna. Presentaba un novedoso sistema para producir oxígeno en el interior del compartimento submarino, que permitía respirar a la tripulación, más tarde desarrollado por ingenieros alemanes. En cuanto a su potencia, el Ictíneo resultó ser poco eficiente, marchaba con propulsión manual sin conseguir la velocidad deseada y en ocasiones lo arrastraba la corriente.

Todo este proyecto científico quedó plasmado por Monturiol en su libro Ensayo sobre el arte de navegar por debajo del agua.

Cinco años después, un mejorado Ictíneo II fue botado en el puerto de Barcelona. Esta nueva versión estaba adaptada para ocho tripulantes, aumentando así su fuerza motriz. Como no conseguía la potencia necesaria para contrarrestar la fuerza de las corrientes introdujo una caldera de vapor como motor de tracción. Era la primera nave submarina con un sistema de propulsión de vapor. Las pruebas en el dique demostraban que la temperatura interior se hacía irresistible para la tripulación, alcanzando más de 50 grados.

Aquella aventura submarina resultó un fracaso y el prototipo fue finalmente vendido como chatarra para pagar las deudas del ambicioso proyecto. Al menos, el problema de generar oxígeno dentro del casco fue una innovación que sería rescatada por los ingenieros alemanes durante la II Guerra Mundial, y perfeccionada totalmente por el norteamericano USS Nautilus.


NARCÍS MONTURIOL
RÉPLICA DEL ICTÍNEO I EN EL MUSEO MARÍTIMO DE BARCELONA
MAQUETA DEL ICTÍNEO II
MAQUETA INTERIOR DEL ICTÍNEO II

La última gran tentativa de construir un submarino moderno por un científico español fue la efectuada por el cartagenero Isaac Peral. Este consumado ingeniero eléctrico y militar de la Marina española propuso al gobierno el desarrollo de un submarino militar que fue pionero en el mundo por estar impulsado por energía eléctrica. Este sistema motriz revolucionó la navegación. El llamado Peral era la primera nave militar que incorporaba un tubo lanzatorpedos, con un sistema similar al usado en la actualidad, con capacidad para otros dos tubos, cuyo alcance era de 200 metros.

El prototipo Peral fue botado, en 1888, en el puerto de San Fernando de Cádiz. Fabricado en acero, pesaba casi 80 toneladas y medía 22 metros de eslora. Presentaba su sistema de inmersión y propulsión eléctrico basado en dos motores eléctricos con baterías, que permitían una autonomía de más de 700 kilómetros. Incorporaba otras novedades como un periscopio, una doble hélice y un sistema de regulación de profundidad.

Pese a las dificultades existentes, demostró que podía navegar en inmersión a la profundidad deseada por su comandante y atacar, sin ser percibido, a cualquier buque de guerra de la superficie.

Aunque las pruebas fueron satisfactorias, el gobierno y el entramado empresarial se empeñaron en desestimar su novedoso ingenio militar y comprar aquella tecnología en el extranjero. Un informe del propio Consejo de la Marina Española argumentaba que el sumergible era tan solo una curiosidad técnica sin trascendencia práctica alguna.

No se entiende como el gobierno de España pudo haber abandonado así a sus ingenieros y sus proyectos justo cuando en aquellos tiempos todas las grandes potencias mundiales llevaban una frenética carrera para fabricar un ingenio similar, que iba a ser clave en el control del espacio marino.


ISAAC PERAL
RÉPLICA DEL SUBMARINO PERAL EN EL PUERTO DE CARTAGENA

El primer uso práctico del submarino bélico se efectuó durante la I Guerra Mundial. Construidos ya con doble casco, eran capaces de alcanzar profundidades de 60 metros. El motor diésel se utilizaba al navegar en superficie, mientras que en sumersión era preciso emplear un motor eléctrico, de escasa autonomía. Para solucionar este problema, los alemanes aplicaron a sus submarinos durante la II Guerra Mundial el schnorchel, con lo cual comenzó la era de los verdaderos submarinos, capaces de navegar largas distancias bajo el agua.

Otra evolución la aportó el norteamericano USS Nautilus, en 1954, el primer submarino de propulsión nuclear, lo cual le permitía permanecer casi indefinidamente bajo el agua. Todo tiende al uso de la energía nuclear como combustible único de los submarinos del futuro.

El éxito de los submarinos como armas de guerra ha tenido una gran influencia en su aplicación a actividades civiles durante las últimas décadas del siglo XX y comienzos del XXI. Y así como la navegación de superficie siguió evolucionando según la tradición, el futuro del mar ya parecía estar reservado a naves submarinas, que no sólo se aplicaban ya como buques oceanográficos y laboratorios, sino que tendrían empleo como vehículos para las futuras ciudades submarinas, para los yacimientos mineros del suelo oceánico, e incluso se proyectó emplearlos como buques-cisterna.


SUBMARINO ESPAÑOL S-63 MARSOPA

1785 MOTIVOS PARA SER ESPAÑOL, POR JOSÉ MARÍA MOYA




1785 Motivos por los que hasta un noruego querría ser español
, por José María Moya, 1785.es (Madrid, 2016)


1789 Motivos por los que ser español es la mayor recopilación de logros, hitos, personalidades y hechos positivos que la nación española ha aportado a la Humanidad, tanto a lo largo de la historia como en la actualidad.

El autor de la idea original y coordinador de este libro es José María Moya, un especialista en estrategias de marketing, branding y posicionamiento de marcas comerciales. Pretende aprovechar su experiencia profesional para promover la imagen interna de España y demostrar su importancia influencia sobre el desarrollo individual y colectivo de la sociedad.

Este libro es una gran recopilación de 1785 personalidades y hechos, presentes y pretéritos, expresados en breves cápsulas informativas. Unas referencias muy acertadas en cuanto a su influencia y repercusión internacional, aunque poco desarrolladas en su contenido, están ordenadas en diversos temas y resumidas en más 300 páginas, donde no aparecen imágenes.

Después del prólogo realizado por el periodista radiofónico Luis del Olmo, el promotor de este proyecto explica la principal razón de ser: una falta de autoestima nacional. Una mala imagen de nosotros mismo que ya desde el siglo XIX daba cuenta el poeta Joaquín María Bartrina:

Oyendo hablar a un hombre, fácil es
acertar dónde vio la luz del sol:
si os alaba a Inglaterra, será inglés,
si os habla mal de Prusia, es un francés,
y si habla mal de España, es español.


En primer lugar destaca los Inventos, ya que muchas de las brillantes ideas que han mejorado nuestra vida han sido originadas por la mente de un español. El mando a distancia fue inventado por ingenio Leonardo Torres Quevedo, el traje de astronauta por Emilio Herrera Linares, la radio por Julio Cervera o las jeringuillas desechables por Manuel Jalón.

La primera máquina de aire acondicionado fue puesta en marcha por Jerónimo de Ayanz y Beaumont en el siglo XVI para mejorar las condiciones de trabajo en las minas. La primera máquina de rayos X portátil por Mónico Sánchez, salvando la vida a miles de personas en la II Guerra Mundial.

En cuanto a Transportes, como no podía ser de otra manera en un país pionero en expediciones y descubrimientos geográficos, son destacan el primer submarino motorizado fue obra de Isaac Peral, el tren articulado Talgo de Alejandro Goicoechea, el autogiro de Juan de la Cierva y Codorníu, o el teleférico de Leonardo Torres Quevedo.

Investigadores y exploradores españoles han dejado una importante contribución al desarrollo de la Ciencia y Tecnología, muchas de las cuales quedaron patentes tras el Descubrimiento de América y el establecimiento de las primeras rutas comerciales estables entre continentes y océanos, como por ejemplo en el tamaño y esfericidad del planeta Tierra. Gracias a este hito pudo, por ejemplo, José de Acosta realizar el primer estudio antropológico moderno en tierras indígenas. Las primeras investigaciones astronómicas quedaron patentes en las Tablas alfonsíes del rey Alfonso X y en la Córdoba andalusí.


La evolución de la Medicina tiene mucho que agradecer a España. Entre sus grandes científicos se encuentran: Miguel de Servet, por descubrir la circulación sanguínea pulmonar; Bernardino Montaña, por diferenciar la sangre arterial de la sangre venosa; Francisco Javier Balmis, por encabezar la primera misión humanitaria mundial con el objetivo de erradicar la viruela en América y Asia-Pacífico; Francisco Hernández, por realizar el primer estudio científico moderno basada en recursos botánicos de América; investigaciones que continuó Nicolás Monardes, pero sobre plantas medicinales.

El reconocimiento a toda una larga aportación durante siglos tuvo su recompensa con la concesión del Premio Nobel de Medicina a Santiago Ramón y Cajal, por sus investigaciones en la estructura del sistema nervioso, en 1906, y a Severo Ochoa, por sus avances en la síntesis biológica del ARN y el ADN, en 1959.


España ha sido una de las cinco naciones europeas (junto a Francia, Alemania, Italia y Reino Unido) que han construido la Historia universal, protagonizando algunos de los hechos más fascinantes de la humanidad. Grandes exploradores y descubridores abrieron la puerta de Occidente a un nuevo contiene, América, a un océano, Pacífico, y fueron los primeros en explorar más de un tercio de la tierra desconocida. Hernán Cortés, Álvar Núñez Cabeza de Vaca, Pedro Valdivia, Francisco Pizarro, Juan Ponce de León, Diego de Almagro o Vasco Núñez de Balboa fueron descubridores de amplios territorios del Nuevo Mundo y fundadores de ciudades.

Entre los exploradores de ultramar destacaron: Juan de la Cosa, por cartografiar el primer mapamundi en el que aparece el continente americano; Juan Sebastián Elcano, por ser primero en dar la vuelta al mundo; Andrés de Urdaneta, por establecer el tornaviaje Asia-América; Francisco de Hoces, por descubrir el cabo de Hornos; Francisco de Orellana, por ser el primero en recorrer el río Amazonas; Álvaro de Saavedra, por por descubrir las islas Nueva Guinea y Hawai; Juan Fernández y Pedro Fernández de Quirós, por descubrir Nueva Zelanda y Australia, respectivamente.


Como consecuencia de la colonización de América, en la actualidad la Lengua española es una de las más importantes del mundo, con cerca de 500 millones de hispanohablantes, siendo oficial en 21 países de tres continentes, con presencia en otros 50. Fue la primera lengua vernácula que se convirtió en culta gracias a la Gramática de la Lengua española, que escribió Antonio de Nebrija en 1492. A comienzos del siglo de la Ilustración se fundaron la Real Academia de la Lengua y la Biblioteca Nacional.

Posee una riquísima Literatura cuyo máximo exponente es Miguel de Cervantes, siendo Don Quijote de la Mancha el segundo libro más leído después de la Biblia y uno de los más traducidos de la literatura universal. Pero existe una larga y brillante tradición literaria que comenzó en la Edad Media con Ramón Llull y Alfonso X, teniendo su apogeo durante el llamado Siglo de Oro de las Letras españolas cuyo principales representantes fueron: Lope Félix de Vega, Luis de Góngora, Luis de León, Tirso de Molina, Francisco de Quevedo o Pedro Calderón de la Barca. Los Premio Nobel de Literatura han sido: José Echegaray (1904), Jaciento Benavente (1866), Juan Ramón Jiménez (1956), Vicente Aleixandre (1977) y Camilo José Cela (1989).


La Filosofía española ha aportando un relevante número de eruditos cuyas ideas han contribuido al desarrollo del pensamiento occidental, influyendo en su coetáneos y posteriores. De época romana sobresalió el filósofo estoico Lucio Anneo Séneca, dedicado a la ética y moral. En el Reino Hispano-visigodo, la figura de Isidoro de Sevilla fue una de las más relevantes de la Europa altomedieval, gracias a su precursora enciclopedia Etimologías. El pensamiento filosófico y teológico de Maimónides determinó todo el movimiento escolástico cristiano. El más destacado del Renacimiento fue Luis Vives, y del Barroco lo fue Baltasar Gracián.

A pesar de que el pensamiento español ha estado tradicionalmente dominado por la teología, desde el siglo XIX ha cultivado una relevante filosofía moderna, gracias a ejemplos como José Ortega y Gasset, Jaime Balmes, José Luis López-Aranguren, Julián Marías, María Zambrano, Xavier Zubiri, Eugenio D´Ors, Julián Sanz del Río, Francisco Giner de los Ríos o Ángel Ganivet, entre otros.



España no ha dejado de aportar genios para el Arte, con gran poder creativo y ejerciendo influencia sobre sus contemporáneos. Creaciones pictóricas magistrales han salidos de los pinceles de El Greco, Velázquez, Goya, Picasso, Dalí o Miró, y escultóricas de las manos de Chillida y Oteiza. Talento artístico que se puede contemplar en la mayor pinacoteca del mundo en pintura clásica: el Museo del Prado. Continúan los motivos relacionados con el arte en materias como la Arquitectura, la Música, el Cine, las Artes Escénicas y la Moda, aspectos dedicados tanto a la realidad actual como al pasado reciente.

Si algo encabeza España es su Patrimonio de la Humanidad: 45 espectaculares lugares naturales, culturales, artísticos, o mixtos han sido reconocidos por la UNESCO. Un patrimonio basado en el legados de tantas civilizaciones y culturas que han pasado por el solar nacional: desde pinturas rupestres y conjuntos megalíticos, pasando restos arqueológicos romanos o herencias de al-Ándalus, y terminando en los movimientos artísticos como el románico, el gótico, el renacentista, el barroco y el modernista. También posee un importante Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad basado en tradiciones religiosas y manifestaciones culturales que el pueblo español lleva realizando durante siglos. El Patrimonio Monumental es una extensa relación de unas 60.000 construcciones declarados como Bienes de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura.

Debido a la posición geográfica, nexo entre Europa y África, entre el océanos Atlántico y el mar Mediterráneo, España posee un extraordinario patrimonio de NaturalezaPor eso es el país de la Unión Europea con mayor biodiversidad y con sus 48 Reservas de la Biosfera reconocidos por la UNESCO es el que más espacios protegidos tiene por superficie.



A lo largo de la historia, España ha sido pionera en avances para la Humanidad que han ayudado a construir la actual Civilización. Por ejemplo, las Cortes parlamentarias del Reino de León de 1188, están reconocidas por la UNESCO como las primeras en celebrarse de toda Europa. El Fuero de León o la Carta Puebla de Brañosera han sido las primeras manifestaciones de derechos locales y civiles del viejo continente. Los Reyes Católicos fundaron la primera nación de Europa en 1474, en el sentido etimológico moderno, al crear una innovadora forma de comunidad humana y de estructura política.

Francisco de Vitoria está considerado como uno de los fundadores del Derecho Internacional de Gentes, quedando sus ideas representadas en la Junta de Valladolid de 1550, el primer debate sobre los Derechos Humanos. Estas novedosas ideas y derechos pudieron ser desarrolladas por un prestigioso grupo de teólogos y juristas del siglo XVI que fundaron la Escuela de Salamanca, sentado las bases de la Economía Moderna.



Tras detallar con gran amplitud de referencias todos estos temas, las asignaturas pendientes son las relacionadas con las Empresas y los Emprendedores en la actualidad, así como la Solidaridad, el Turismo y la Gastronomía, aspectos relevantes de la realidad nacional.

Concluye el autor su exposición con unos Motivos Subjetivos por los que llevar a España en el corazón.

Las páginas finales son una relación de personas e instituciones que han participado en la elaboración de este proyecto, y un catálogo de fuentes bibliográficas.


MORAL FILOSÓFICA DE SÉNECA


El primer filósofo español de rango universal fue sin duda el cordobés Lucio Anneo Séneca, que fue la gran figura hispano-romana representante de una filosofía específicamente hispana, dedicada esencialmente a la moral y englobada en la corriente del Estoicismo.

BUSTO DE SÉNECA

Hijo del retórico Marco Anneo Séneca y natural de la ciudad de Córdoba, vivió entre los años 4 y 65 d.C. Estudió gramática, retórica y filosofía en Roma. Allí tuvo por maestros y compañeros al estoico Atalo, al cínico Demetrio, al ecléctico-pitagórico Sotión, a Metronax y a Fabiano Papiro, cuyos aprendizajes influenciaron su filosofía estoica.

Se distinguió desde muy joven como orador en el foro, y empezó a participar en política. Acompañó al cónsul Vestrasio Polión en sus viajes por Egipto y Oriente. A su regreso fue nombrado cuestor, pretor y senador del Imperio romano durante los gobiernos de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, además de ministro, tutor y consejero del emperador Nerón, del que más tarde renegó.

Destacó como pensador, tanto como intelectual y político, y como un consumado orador. Fue una figura predominante de la política romana durante la era imperial, siendo uno de los senadores más admirados, influyentes y respetados.

A causa de este extraordinario prestigio e influencia política, fue objetivo tanto de enemigos como de benefactores. En el año 41 d.C., fue condenado por el emperador Claudio a ocho años al destierro en Córcega tras el infundio de haber cometido adulterio con Julia Livilla, hermana de Calígula.

Cuando el emperador Nerón fue coronado en el 54 d.C., olvidó las enseñanzas de su preceptor cordobés dando muerte a su madre Agripina, a su hermano Germánico y a su esposa Octavia. A partir de entonces Séneca se alejó de la Corte romana, para vivir el 62 d.C. en una de sus fincas en la periferia de Roma. Acusado por conspiradores, Nerón le creyó implicado en la conjuración de Pisón y ordenó su ejecución. Pero, antes de ser arrestado, prefirió el suicidio. Su muerte, ejemplo de serenidad estoica, le reconcilió con los que habían reprobado sus riquezas.

Su filosofía escrita en latín pertenece a la corriente del Estoicismo, una de las principales de la filosofía romana de su época, pero en sentido amplio, pues no se ciñó a principios firmes. Perteneció a la stoa nueva, junto con Epicteto y Marco Aurelio.

Aceptó la división de la filosofía en lógica, ética y física, y la concibió como un camino a la sabiduría, como studium Virtutis. Pero no es un estoico más, pues prestó poca atención a la lógica, e incluso a la física.

Además de filósofo, estadista y dramaturgo, destacó por ser un moralista, un rasgo común a la filosofía española, y por sus costumbres de vida austeras, que nada tenían que ver con la acumulación de una gran fortuna como político. Su sabiduría es felicidad, Bien Sumo.

Practicó indiferencia ante los bienes temporales, incluyendo la muerte. Amó la naturaleza y la razón, fue imperturbable respecto a las pasiones, y quiso trato humano a los esclavos. De tendencias moralistas, Séneca pasó a la historia como el máximo representante del Estoicismo y Moralismo romano tras la plena decadencia de la República. La sociedad romana había perdido los valores de sus antepasados y degenerándose en turbulenta, amoral, antiética e interesada únicamente en la búsqueda del placer material, que la condujo a su propia decadencia.

RETRATO DE SÉNECA DESPUÉS DE LO ANTIGUO, POR LUCAS VORSTERMAN

El pensamiento senequista pertenece a la tradición de la filosofía fundada por Zenón y sus discípulos, pero diferenciándose de los maestros griegos por su menor dogmatismo y su mayor amplitud práctica. A pesar de su elevada espiritualidad, persiguió fines prácticos, recurriendo con frecuencia a la retórica y virtuosismo literario para realzar sus ideas. Por ello, se atrevió a escribir hasta nueve tragedias para enseñar sus ideas filosóficas al público profano.

El objetivo del pensamiento senequista es el de ayudar al hombre a encontrarse a sí mismo, condición previa para comprender lo que es la Verdad, la Felicidad y el Sentido de la vida. Al comienzo de su obra De la vida bienaventurada, explicó que todos los hombres deseaban ser felices, pero sin conseguir el camino que llevase a esta meta, que es el de la Verdad: "Nadie que viva al margen de la Verdad puede ser feliz".

El fundamento de toda verdadera felicidad es la Virtud, un ideal representado por la figura del sabio: El hombre es un animal racional, y la Razón el medio más idóneo para alcanzar el summum bonum. Vivir bajo la dirección de la Razón significa vivir de acuerdo con las leyes de la naturaleza, secundum naturam vivere, dado que las leyes naturales son las que más convienen y mejor sirven al hombre.

Para Séneca, los valores que el hombre desea son la Amistad, la Paz, el bienestar de la patria y la alegría interior que acompaña a todo ser virtuoso. Por el contrario, consideraba nocivos, indiferentes o superfluos los valores que el hombre común más suele codiciar, especialmente el lujo y la riqueza. Así adoctrinaba a Lucilio en una de sus últimas cartas: "Aprender a estar satisfecho con poco" y "Basar una vida feliz en el oro y la plata es vergonzoso".

La cosmovisión senequista es panteísta: Dios y el cosmos son uno y lo mismo, como demuestra la belleza de toda la Naturaleza orgánica e inorgánica. Dios es causa y principio espiritual de todas las cosas, increado, imperecedero, omnipotente, inmutable y providente. El ser humano está compuesto de cuerpo y alma. El alma es inmortal y es la parte superior y más noble del hombre que, al igual que Platón, consideraba de origen divino. El cuerpo es lo inferior, aunque no por ello haya que despreciarlo y descuidarlo.



BUSTO DE SÉNECA

La ética de Séneca es optimista ya que asume la capacidad natural del hombre para hacer el bien. Pero la experiencia de su vida le fue llevando hacia una concepción cada vez más realista y escéptica de la moral, así en el número 103 de sus Epístolas afirma que los "peligros más corrientes que amenazan al hombre proceden del mismo hombre", ya que al hombre le gusta destruir al hombre. Los hombres son como animales salvajes porque no atacan por necesidad, sino por vocación. Hobbes repitió a Séneca cuando afirma que el hombre es un lobo para el hombre, y lo mismo hizo Freud cuando introdujo el principio tanático en su concepción antropológica.

Para Séneca, el hombre es un animal político y social por naturaleza, porque busca por instinto de salvación la compañía y ayuda de los demás. El hombre en su estado natural vivió sin leyes, pero a medida que se fue socializando surgió la necesidad de fundar un Estado que organizase su convivencia. Sin el Estado, la sociedad se destruiría a si misma.

Tuvo una concepción altruista de la sociedad y de sus ciudadanos: el bien común de un pueblo es la base del bien particular de los individuos. Pero los pueblos e individuos son todos iguales por naturaleza y están unidos entre sí por su condición humana. Por eso rechaza cualquier idea de tipo nacionalista, etnocentrista y racista. Es un pionero iusnaturalista: establecer diferencias étnicas entre hombres significa atentar contra el principio de igualdad de seres humanos. Es, por tanto, un innovador en Derechos Humanos, quince siglos antes que los escolásticos de la Escuela de Salamanca.

Así reconoce su biógrafo Salomón Rubin en su obra Senecas Ethic:
"Frente a Posidonio y todo el estoicismo antiguo y medio, empezó a proclamar el carácter irreversible de los derechos humanos y la igualdad moral de todos los ciudadanos."
Basándose en esta tesis, condenaba la esclavitud, así como las diferencias legales que el poder romano había establecido entre caballeros, libertos y esclavos. Por eso, atacó al sistema legal que eliminaba cualquier derecho a los esclavos y permitía la propiedad de los mismos a sus amos.

En De la tranquilidad de ánimo, desarrolló un pensamiento político contra la guerra y el militarismo, considerando que son igual de criminales los actos de guerra ordenados el Senado y ejecutados por soldados uniformados, como los homicidios cometidos por individuos. Junto a Epicteto y Marco Aurelio, fue precursor de las teorías anti-belicistas que el pensamiento universal fue elaborando durante toda su historia hasta la actualidad. Su crítica a la corrupción y arbitrariedad de la política llevan sus ideas hasta el siglo XXI, recomendado apartar de la administración pública a quienes ejecuten esta praxis.

En De la divina providencia, proclamó el principio de autodeterminación del hombre, según el cual posee la capacidad para vivir en dignidad y decidir en libre albedrío. Pero su concepción fatalista de la existencia le hizo desarrollar la idea de la supeditación del hombre al azar o providencia. Creyó también en el Hado, una ley eterna e inmutable que rige el universo, afirmando que "los hados nos guían".

El aspecto central de existencia humana es la mutación y cambio, siendo la muerte lo único cierto. Así escribió en De la tranquilidad del ánimo: "Advierte, pues que naciste para la muerte"; un tema que abordó desde varias perspectivas, anticipándose al "ser-para-la-muerte" de Martín Heidegger, eje central de su filosofía que elaboraría de veinte siglos después. Por eso, el hombre debe enfrentarse a las adversidades con fortaleza.

La ética de Séneca infunde un espíritu de resistencia: moral defensiva tan habitual en la conducta del homo hispanus. Como explicó Ángel Gavinet en su Idearium, el senequismo es la expresión filosófica de una cosmovisión profundamente arraigada en el alma popular española. También Menéndez Pelayo escribió en sus Ensayos de crítica literaria que en Séneca "están apuntados ya los principales caracteres del genio filosófico nacional".


ESTATUA DE SÉNECA EN CÓRDOBA

Séneca no escribió un sistema filosófico de forma estructurada, sino que ha ido expresando su pensamiento estoico a la largo de su extensa obra. Escribió un libro sobre ciencias naturales (Naturalium quaestionum libri septem ad Lucilium), tragedias (Medea, Phedra, Hércules furens, Oedipus, Agamenon, Las troyanas, Hipólito, Tiéstes, Hércules, Las fenicias y Octavia), tratados morales y diálogos (Dialogorum libri duodecim, De Providentia, De Constantia sapientis, De Ira, De Consolatione, De Vita beata, De otio, De Tranquillitate animi, De brevitatae vitae, De beneficiis, De clementia, Epistolae morales ad Lucilium), cartas, epigramas y otras obras que se han perdido.

Su pensamiento filosófico se ha irradiado a lo largo del tiempo por todo Occidente, siendo uno de los pocos filósofos romanos que siempre ha gozado de gran popularidad. Hoy en día, es uno de los eruditos españoles más reeditados, traducidos y comentados, y su obra ha sido admirada por algunos de los pensadores e intelectuales occidentales más influyentes: Erasmo de Rotterdam, Michel de Montaigne, René Descartes, Denis Diderot, Jean Jaques Rousseau, Francisco de Quevedo, Thomas de Quincey, Dante, Petrarca, San Jerónimo, San Agustín, Lactancio, Chaucer, Juan Calvino, Baudelaire, Honoré de Balzac, etc.

PLATÓN, SÉNECA Y ARISTÓTELES

Una de los mejores investigadores de la obra senequista, 
Ilsetraut Hadot, escribió que "son oeuvre de moraliste a exercé une influence capitale sur la formation de la pensée occidentale".

Como la filosofía senequista es compatible con la doctrina cristiana, fue conocido por los pensadores de la Edad Media. San Agustín lo citó con frecuencia; Tertuliano asumió que muchas de las doctrinas morales de Séneca tenían gran parecido con las expuestas en la Biblia; y lo consideró "a menudo uno de los nuestros"; y San Jerónimo llegó a incluirlo en su Catálogo de santos.

Su tratado de ciencias naturales Naturales quaestiones fue alabado por Plinio el Viejo y referencia clave en los naturalistas de la Edad Media. Sólo las enseñanzas de Aristóteles en esta materia tuvieron mayor importancia.

La doctrina senequista ejerció gran influencia en el Renacimiento, especialmente en la corriente humanista: la igualdad de todos los hombres, la felicidad mediante una vida austera y moderada, el rechazo a la superstición, las ideas antropocéntricas, etc.

Erasmo de Rotterdam fue el primero en escribir una crítica de sus obras en 1515; Calvino redactó una edición de De clementia en 1532; Robert Burton lo nombró en su Anatomía de la melancolíaJuan Luis Vives y Tomás Moro lo tuvieron en gran consideración especialmente por sus ideas éticas.

Diderot escribió que "Sénéque n´est Estoicien que par la téte; a tout momento son coeur l´importe hors de la secte". Otro adepto francés fue Michel de Montaigne, quien reconoció la influencia senequista en su obra magna Essais, tanto en forma como en crítica, muchas de las cuales son comunes en ambos pensadores. Las Cartas a Lucilio se asemejan bastante a la estructura formal desarrollada en los Ensayos de Montaigne.

Estas Cartas a Lucilio han sido reconocidas como un antecedente claro del ensayo moderno y han sido comparadas con un libro de autoayuda. De hecho, tras la película Gladiator, tanto estas cartas como las Meditaciones de Marco Aurelio fueron reeditadas con gran éxito en el mundo anglosajón.

EL SUICIDIO DE SÉNECA, POR MANUEL DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ

LIBREPENSAMIENTO. CÓMO NO DEJARSE ENGAÑAR, POR ALONSO BARÁN


España Ilustrada tiene el placer de entrevistar al escritor, filósofo y guionista madrileño Alonso Barán, y de presentar su última obra publicada por la Editorial Diálogo en recientes fechas Librepensamiento. Cómo no dejarse engañar. También expone algunos párrafos y contenidos de este ensayo filosófico y sociológico, así como algunas entrevistas realizadas en televisiones regionales y webs relacionadas.




Alonso Barán es escritor, filósofo y guionista. Licenciado en Filosofía por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en medios de comunicación. En 2015, publicó en la Editorial Divalentis su primera novela El azar no se llora, en estilo thriller psicológico. España Ilustrada también pudo presentar esta novela con especial dedicación.

En Librepensamiento. Cómo no dejarse engañar, queda patente la motivación de Alonso Barán como intelectual que quiere encontrar soluciones a los problemas que se enfrenta nuestra sociedad. En tono irónico y con una dinámica propuesta de ideas, este ensayo pone de relieve la forma de pensar del autor: un revelador análisis que reúne conocimientos de varias disciplinas académicas para conformar un punto de vista refrescante y diferente.

LIBREPENSAMIENTO

Librepensamiento. Cómo no dejarse engañar
Alonso Barán, Editorial Diálogo S.L., Madrid (2016), Ensayo, 100 páginas en español, 12,35€

La presente obra busca proporcionar al lector los elementos que necesita para desenmascarar las técnicas de manipulación ideadas para dirigir nuestra mente y nuestra libertad de elección. Con un estilo ameno y mordaz, se desvelan los mecanismos que usan quienes aspiran o detentan el poder para conseguir sus objetivos a costa de la ciudadanía.

Este ensayo es un recorrido a través de la psicología social, la filosofía y la antropología cultural como fundamentos para tener un pensamiento creativo y libre. Descubrir cómo opera el poder y cómo direcciona nuestro pensamiento se pone al alcance de cualquier lector, con independencia de su grado de formación, para que pueda pensar con libertad.

ALONSO BARÁN


Entrevista por España Ilustrada

1. ¿Qué van a poder aprender los lectores de tu libro?

Aprenderán sobre los procesos psicológicos que permiten que sean manipulados, cómo se usan las utopías y los códigos morales para dirigir su comportamiento y porqué pueden hacerlo, cómo funciona el poder y se legitima, porqué psicológicamente preferimos una ideología u otra y cómo se usa esto para dirigir el pensamiento, cómo se usa el lenguaje para dirigir nuestro pensamiento apelando a nuestras emociones, cómo manipulan los medios de comunicación.


2. En un capítulo comparas la democracia con la religión. ¿De verdad lo ves así?

Pues sí. Para la mente humana es lo mismo creer en una idea de un dios abstracto que está en todas partes o una idea abstracta como la democracia. Nietzsche dijo que al morir Dios ese vacío trascendental que dejaba en la mente humana podía ser llenado con cualquier idea. Yo creo que se ha llenado con la idea de democracia. Si nos fijamos la democracia funciona como la religión: tiene sus rituales (como las elecciones y los mítines), sus "mesías", sus sacerdotes (los políticos que interceden entre nosotros y el dios-democracia), fanatiza a la gente en torno a sus partidos, sus herejes (quienes no votan o piensan diferente a nuestras ideas políticas) se hacen cruzadas para imponerla a otros regímenes…, por supuesto todo esto no es una opinión, sino que lo argumento basándome en antropología cultural y filosofía de la religión.


3. ¿Qué es la teoría de justificación del sistema de la que hablas en tu libro?

Es el proceso psico-social por el que nos adherimos a una ideología u otra. En psicología social la Teoría de justificación del sistema establece que los seres humanos tenemos tres necesidades: sentirnos valiosos, sentir que pertenecemos a un grupo valioso y sentir que formamos parte de un sistema justo.

Cuando no están satisfechas estas necesidades, queremos que el sistema cambie. Y cuando lo están no queremos que cambie. Lo vemos a ambos lados de sistemas ideológicos: los que se basan en un sistema marxista, y disfrutan de las prebendas del Estado intervencionista, no quieren ni oír hablar de la libre competencia. Y quienes demandan libertad individual en vez de igualdad, quieren que el sistema cambie.

En un sistema liberal ocurre lo mismo: quienes gozan de beneficios por el libre mercado no quieren que cambie el sistema por uno intervencionista que afecte a su estatus.

Lo que ocurre es que los discursos políticos se usan para estimular el proceso psico-social descrito dependiendo de a quién vaya dirigido: si diriges el discurso a personas satisfechas con el sistema, utilizarás el miedo a que puedan cambiar las cosas y empeoren. Si te diriges a personas insatisfechas, tus palabras incentivarán la esperanza: la necesidad de que las cosas muten de forma que el sistema sea más justo y el individuo se sienta valioso. En ambos casos se apela a emociones básicas, a la irracionalidad.

ALONSO BARÁN


Párrafos de Librepensamiento. Cómo no dejarse engañar


El lenguaje y el pensamiento van unidos. Cuanto más complejo sea nuestro lenguaje más rico será nuestro pensar. Podemos ilustrar esto refiriéndonos a los experimentos con chimpancés y gorilas a los que se les enseñó la lengua de los signos. El primer chimpancé que aprendió el lenguaje de los signos fue una hembra llamada Washoe, que consiguió aprender un vocabulario de 132 signos que representaban palabras. Cuando llegó a los dos años de edad, Washoe combinaba hasta cinco signos en frases del tipo "tú, a mí, sacar fuera, deprisa". Adquirir el lenguaje permitió a Washoe desarrollar rasgos humanos como mentir, maldecir, bromear o intentar enseñar el lenguaje a otros chimpancés. Como podemos ver, gracias a Washoe, el pensamiento se potencia gracias al lenguaje. Los eslóganes políticos pretenden que no pensemos más que en una idea, lo cual para nuestra mente es como si Washoe regresara al estado de analfabetismo. Este es el peligro de fundamentar nuestro pensamiento en eslóganes políticos: unas pocas ideas que dirigen nuestra mente y consiguen que el interés de una clase dominante tenga el aspecto de pensamiento universal.


Tras tantas, espero, aportaciones al librepensamiento, no se nos puede quedar la pregunta en el tintero: ¿cómo podemos saber si nos miente un político? La cosa se complica más cuando se trata de políticos embusteros que despliegan todas las técnicas de manipulación del pensamiento que hemos visto anteriormente. En este caso, para atravesar la armadura de sus mentiras, podemos utilizar un arma blanca: la navaja de Ockham.

El individuo se culturiza socialmente y, aunque utilizamos la cultura de manera creativa, pues no somos zombis aquiescentes a todo lo que las normas culturales reglamenten, hay que tener en cuenta que el sentimiento grupal innato en el ser humano nos impulsa a buscar la aprobación de los demás. Esta instintiva necesidad de pertenecer a un grupo hace que, para ser aceptados, adecuemos nuestros comportamientos y opiniones a los del grupo.

 
Video de Navarra TV

Video en YouTube de la entrevista realizada a Alonso Barán por Navarra Televisión, ofrecida el 2 de julio en el programa Implicados.



Video de Alacantí TV

Video en YouTube de la entrevista realizada a Alonso Barán por Alacantí TV.



Índice de materias en Librepensamiento. Cómo no dejarse engañar


Introducción: La necesidad del pensamiento libre

1. Presupuestos sociales
         1.1 Cultura
         1.2 Ideología y sus formas
         1.3 Teoría de la justificación del Sistema
         1.4 Moral
                   a. Moral y Religión
                   b. Religión y Política

2. Pensamiento colectivo
         2.1 Conducta colectiva
         2.2 Movimiento social
         2.3 Mecanismo del condicionamiento
                   a. Uso del lenguaje para manipular la mente
                   b. Utopía al servicio del poder
         2.4 Poder

3. Medios de comunicación de masas
         3.1 Medios de comunicación
         3.2 Redes sociales virtuales

4. Demagogia

5. Conclusiones

ALONSO BARÁN EN RTVE


Blogs y Redes Sociales relacionadas con Alonso Barán








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...